domingo, 27 de marzo de 2016

ESCUELAS RURALES DE VICTORICA Y LOVENTUEL


EDUCACION EN ZONA RURAL
Cuando las tropas comandadas por el Coronel Ernesto Rodríguez, bajaron desde la Villa Mercedes, en la provincia de San Luis, estaban integradas por el batallón 10 de Infantería, comandado por Sócrates Anaya y el regimiento 9 de Caballería dirigido por el mismo Rodríguez, a los que se sumaba el regimiento de "Indios Amigos", que mandaba el cacique Ramón Cabral, que venían como baqueanos.

Después de fundado el pueblo el 12 de febrero de 1882 y de haberse llevado a cabo el combate de Cochicó, entre un piquete de las tropas y los paisanos que seguían al Cacique Gregorio Yancamil, estaban construidas completamente las instalaciones militares, mencionándose además dos colegios y también la plaza, a la que se dotó de bancos y alumbrado a querosén. Las dos escuelas obedecerían a los cánones de la época de la separación por sexos.

Desde Villa Mercedes, el Coronel Rodriguez escribe, en junio de 1883, al Comandante Viejobueno: “Pongo en conocimiento de V.S. que con el fin de garantir mejor las vidas y los intereses de los pobladores de los Territorios Nacionales y en virtud de lo dispuesto por la Superioridad, he establecido destacamentos en “Leventué”, “Ojo de Agua” y “Laun Toro”, que están en la misma dirección de “Toay” y facilitan la comunicación con el destacamento establecido ya en dicho punto. He establecido también un Fortín en el “Carbón” para estrechar la comunicación con la Guarnición “General Acha”.

LA EDUCACION OBLIGATORIA
El año 1884 se sancionará la Ley Nacional de Educación Común Nº 1420, bajo cuyas normas debieron organizarse las escuelas del Territorio Nacional de la Pampa Central. El primer Director de la Escuela de Varones de Victorica fue don Emilio Materre, el segundo don Benicio Soria, designado a partir del 26 de junio de 1885, el tercero don Federico Decauvette a partir del 20 de julio de 1890, el cuarto don Francisco Mareschal a partir del 18 de julio de 1891 y el 5º don Miguel De Fougéres, el maestro francés, a partir del 14 de mayo de 1.892, cuando ya era intendente municipal el francés don Alfonso Capdeville.

De Fougéres será el maestro que demostrará que los niños, de las familias cristianas y los de las familias aborígenes, no tenían diferencias en cuanto a las posibilidades de aprender el castellano y también la lengua francesa.
Según la maestra Petrona Videla de Amat, la escuela de niñas habría funcionado en una casa situada en la esquina de la manzana donde está la sede del Club Cochicó, que durante la década de 1952/62 la habitó la familia de don Lorenzo Martínez.
 
En tanto que el local de la escuela de varones en la época en que los militares estuvieron comandando el Fuerte Victorica, habría estado en un local contiguo a la Iglesia, sobre la vereda que da a la plaza. Allí en una de esas aulas en 1905 abre sus puertas la Biblioteca Pública fundada por el maestro Félix Romero, el bachiller Pedro Lobo y  el Comisario Hernández.
Según el Censo Nacional de población del año 1895, en el 7º Departamento vivían 5.316 habitantes entre urbanos y rurales, de ambos sexos, entre ancianos, jóvenes y niños. Entre ellos, la familia de don Froilán Mariqueo de 30 años, Ignacia Mariqueo de 25 años de profesión tejendera, Angelita Mariqueo de 15 años, Francisco Mariqueo de 9 años, Remigia Mariqueo de 8 años y Bilorino Mariqueo de 3 años, todos oriundos de la Pampa Central.

En un informe elevado al presidente del Consejo Escolar de Victorica, el francés don José Dewavrin, fechado en octubre de 1899, el director don Miguel Díaz adjunta un listado de “Niños en edad escolar sin matricular, esparcidos en el Departamento, fuera del radio que la Ley no hace obligatoria la instrucción”.
En dicho listado se incluye a Luis Cabral, hijo de Caleu Cabral, a Remigio Guinchinau, hijo de Lorenzo, ambos con domicilio en “La Blanca”, a la madre Manuela Páez con un niño, domiciliado en Loventuel, a Tomás Ponce con un niño y a don Miguel Farías con dos niños, también domiciliados en dicho paraje. Acotamos que “La Blanca” era el paraje situado en los alrededores de Luan Toro y allí estaban asentadas las familias de los indios, que posteriormente serían trasladadas hacia Emilio Mitre al inaugurarse la Colonia el año 1901.
De lo transcripto se revela la presencia de don Miguel Farías, varios años antes que se produjese la fundación del pueblo de Loventuel en 1904.
 
En un informe al Inspector General de Escuelas, el director de la escuela 7 de varones de Victorica, maestro Carlos Thompson, expresa: “De las cifras que arroja la planilla adjunta resulta que el número de alumnos de la escuela ha ido decreciendo considerablemente desde 1896 hasta la fecha. Tomando como base la asistencia de 1895 y 1897 encontramos en 1898 una disminución que llega a un 35 %. Esta diferencia tiene por explicación y causa el descrecimiento de la población urbana desde 1898 en que por los campos linderos con el éjido han sido desalojado multitud de intrusos que los habitaban y que han tenido que retirarse con sus familias y pequeños intereses. La distancia a que ahora se encuentran poblados es causa de que no envíen sus hijos a la Escuela, es por esta razón que se ha solicitado del C.N. la creación de escuelas rurales que, innecesarias antes del hecho citado son hoy urgentemente reclamadas”.


LA ESCUELA DE LOS MARIQUEO
Los Mariqueo tenían su chacra ubicada en el predio de 100 hectáreas designado con el Nº 103 sus linderos eran Lucas Viniegra en la 102, Jacinto Torres en la 96, José Sejas en la 102 y Tomás Ponce en la 116.
Angelita Mariqueo fue posteriormente una de las informantes del maestro, investigador de la toponimia, don Enrique Stieben.

Para el año de la fundación de Loventuel (1904) se contaba con una escuela mixta de categoría infantil, cuyo director era don Miguel Díaz. Cinco años más tarde con fecha 12 de julio de 1909, el Consejo Nacional de Educación crea la escuela urbana Nº 56. Para el año 1938 el director de la misma era don Juan Fortuna y tenía hasta cuarto grado con alrededor de 106 alumnos. Pero en las chacras había muchas familias numerosas y atendiendo a las necesidades de bajar la tasa de analfabetismo y de hacer accesible la educación obligatoria en las áreas rurales, el Consejo Nacional, atendiendo los pedidos de los Inspectores del Territorio, que fundamentan la necesidad, crean otra escuela. 

Según la exalumna Andrea Arias, que concurrió a la denominada “escuela de las chacras, Nº 25”, situada en la propiedad de don Victoriano Mariqueo, recuerda que sus maestras fueron María Esther Olguín de Bouciguez, en 3º Aurora Lastiri de Torres y en 4º Demofila Lizondo de Gutiérrez, nacida en Tucumán. Aproximadamente concurrían entre 40 a 45 alumnos, entre cuyos compañeros recuerda los apellidos Gallardo, Díaz, Etchart, de la Nava, Gougy, Roldán (15 hermanos), Orueta, Cuello, Funes (11 hermanos), Ávila.
Andrea después que terminó de cursar, lo que se conocía por ese entonces como el ciclo de la “escuela elemental”, entró a trabajar en la casa de la familia Gutiérrez, a quienes prestó servicios durante diez años. Luego se casó con Ricardo César “Cholo” Maldonado, de cuyo matrimonio nacieron dos hijas.

ESCUELA “CHACRAS DE VICTORICA”
El año 1914 se inauguró la escuela conocida como “Chacras de Victorica” bajo el Nº 69 adjudicado por el Consejo Nacional de Educación. Su director organizador fue el maestro riojano don Félix Romero, quien había comenzado su carrera docente en la escuela de varones Nº 7 de Victorica, ejercido la función de concejal, promovido la creación de la primera Banda de Música, fomentado y asesorado a la formación de la Asociación de Beneficencia junto a su esposa Julia Quintana y creado y dirigido varios periódicos no sólo en Victorica sino también en Telén, donde también creó una Biblioteca Popular.

El comienzo de la primera Guerra Mundial, le daría nuevo impulso a la actividad económica de la zona, centrada en sus primeros años en la cría del ovino y algunos vacunos y yeguarizos. La actividad forestal fomentó las hachadas, a las que venían familias no sólo de la zona, sino también de fuera del Territorio. Loventuel fue durante la primera y segunda guerra asiento de un aserradero, de la mano del encargado don Luis María Ricarde, allí trabajaban 20 personas por turno entre hombres y mujeres.

De un ejemplar de la revista “La Verdad” editada en Victorica del año 1914, dirigida probablemente por Félix Romero se puede leer el acta escrita el seis de septiembre de ese año donde se da cuenta de la creación del “Vivero Florentino Ameghino” en la escuela, firmando al pie de la misma algunos alumnos y el maestro: Félix Romero, director y alumnos: Fermina Bazán, María Bazán, Dominga Guevara, María Costoya, Arsenio Guevara, Sixta Funes, Isaura Bazán, Gerónima Pereyra, Carolina Bazán, Demetrio Domínguez, Adrián Elías, Paulino Bazán, Luis Elías, María Funes, Romualda Lucero, Trinidad Roldán, Eufrasio Bazán, María Roldán, Salomé García, María Domínguez, Andrés Costoya, Luisa Baigorria, Eriberto Heredia, María Heredia, Reyes Muñoz; Padres de Familia y otros asistentes: Primitiva O. de Ferrari, Juana J. de Reimundo, Isaura P. de Bazán, Vicente Reimundo, Ismael G. Ferrari, Mercedes Funes, Celina Bazán, Antonia Bazán, Francisco Bazán, Esperidiona de Guevara, Feliciano Arias, Teodoro Guevara, Isidro Reimundo, Leoncia Costoya, Lorenza de Romero, Carmen Mazzuco, Dominga Reimundo, Juan Mazzuco, Ciriaco Pérez, y Elena Reimundo.

Cuando se llevaron a cabo los actos de homenaje a los “Héroes de Cochicó”, el 19 de agosto del año 1922, entre los soldados expedicionarios sobrevivientes estuvieron presentes ese día en la plaza: Eufemio Ledesma. Mariano Villacosta, Pilar Coná, Miguel Benítez, Ricardo Ortíz, Froilán Mariqueo, José Sosa, Quinche Carripilón, Silvestre Rodríguez, Juan Salvo, Celestino Paz, Severo Arce, Ermeciano Bazán, Teófilo Milán, Pedro Morales, José Lucero y Polonio Cabero.

En carta a sus superiores, el misionero italiano José Durando dejará consignado en 1923 “…con el Breviario bajo el brazo misionó Loventuel, Luan Toro, E. Mitre, Rucanelo, Conhello, Boeuf, con otros puntos distantes de la línea férrea como Edelmira, Leubucó, Anquilobo y las escuelas de Mariqueo y Gesualdi –ambas cerca de Victorica-“


No sabemos porque causa la escuela después pasa a la chacra de don Camilo Fahilde, el productor recordado en Victorica, porque todos los años para la temporada llegaba con su carro cargado de sandías y melones cultivados en la misma. Aparentemente en estas radicaciones el Consejo Nacional de Educación debía pagar un arrendamiento a los dueños del predio. Eso fue así hasta que el señor Teófilo Gallardo de “Las Mellizas” y padre de, dona una hectárea, donde se construirá el último edificio que se utilizó para la escuela.

En esta escuela se recuerdan como maestras a Isabel Birro de Laporta, “Chichita” Guaycochea, María Echeveste de Frois, Liliana Pagella e Hilda Bernardi.
Las modificaciones que se dieron en la integración del grupo familiar, que se constriñó, sumado al éxodo del campo a los pueblos y ciudades, llevaron inexorablemente a la pérdida de matrícula de las escuelas rurales. Sobre todo en La Pampa que tiene una cantidad de núcleos urbanos muy superior a otras provincias. Entre 2001 y 2010 el Departamento Loventué perdió 30 habitantes, alcanzando un total de 8.619 habitantes. Los niños en edad para la escuela obligatoria del nivel primario alcanzaban en 2010 en todo el Departamento la cantidad de 1.167.

FUENTES:
Depetris, José Carlos: "Gente de la Tierra", Ediciones de la travesía 2003
Escuela Nº 7 de Victorica: Libro Histórico
Andrea Arias de Maldonado: entrevista 2016
Fotografías: Luis Ernesto Roldán Cesanelli 
Agradecimiento:
Julio César Pagella

2 comentarios:

  1. Realmente muy agradecida y FASCINADA por el maravilloso trabajo que realza profesor Roldàn! Sigo su blog y aprendo en cada nota que publica... gracias por su generosidad, gracias por compartir estas màgicas pero REALES historias de nuestra querida tierra pampeana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El agradecido soy yo estimada Norma, porque tus palabras me ayudan y me gratifican. Hay veces que veo en otras notas que han sido visitadas o leídas probablemente, pero son muy escasos mensajes como el tuyo. Recibe mi cordial saludo.

      Eliminar

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails