viernes, 1 de agosto de 2014

FRANCESES DE TELEN A LA GUERRA DE 1914

Cuando recién se estaba instalando el primer gobierno del Territorio Nacional Pampa Central, el francés Alfonso Capdeville presenta una solicitud de tierras en la zona de Epupel, al sureste de la segunda fundación militar, el fuerte bautizado General Acha, que fue designado Capital de la nueva Gobernación.
El Juez de Policía de entonces le autoriza  alambrar once leguas cuadradas, según nota firmada el 8 de febrero del año 1884.

Después en 1890, Capdeville se presenta ante las autoridades del municipio de Victorica, exhibiendo poder de “La Ganadera Nacional S.A.”, dejando constancia de su reclamo por la tierra en la que se encuentra situada la población, que es de propiedad privada de su representada y no fiscal como creyeran los militares fundadores.

Antes de su arribo, en Victorica y sus alrededores, ya había franceses establecidos. Juan Bautista Cazaux y Enrique Mareschal, por ejemplo, habían adquirido tierras y establecido comercios. También adquirirán lotes los hermanos Lernoud y hará su llegada don Víctor Rochereul quien instala la primera industria de sodas y gaseosas.

Al año siguiente, Capdeville es electo presidente del Concejo Municipal, cargo que, reelecciones mediante, detentará hasta el año 1899 en que es depuesto por una revuelta pueblerina.
En esta fotografía se observa el edificio de la estancia "El Tero" del señor Enrique Mareschal, de nacionalidad francesa y en el sector izquierdo el almuerzo brindado a don Felipe Centeno. Parado a la derecha se observa a Capdeville y en la punta de la mesa en primer plano sector izquierdo con cigarro en mano el señor Joseph Dewavrin

Es a partir de ese momento en que toma la decisión de fundar la “Colonia Telén”, que lo tendrá como su líder promotor, pionero innovador y empresario inversor en los más diversos proyectos.
Hace pie con la ganadería ovina, pero luego y merced a distintas sociedades va incursionando en la agricultura, sobre todo la relacionada con la ganadería vacuna. Luego hace también su entrada en las ramas comercial e industrial, para finalizar con su proyecto más ambicioso, la creación de un Banco de Crédito Rural, cuyo edificio aún se conserva, como mudo testigo de la quimera, en una esquina de la plaza de Telén.
El año 1903 la semilla de alfalfa cosechada por Capdeville obtiene premio del Ministerio de Agricultura de la Nación.

En una comunicación al Gobernador del Territorio don Alfonso le informa: “La Colonia francesa confiada en la palabra de su excelencia, no sólo ha abandonado toda idea de retirarse de la pampa, sino que ha conseguido interesar en sus trabajos más personas y más capitales.” (L.C.1903)Y a continuación menciona  a Lernoud, Jalabert, Dewavrin y Mareschal de esa colectividad, agregando además las inversiones de los señores Destombes, y Pereyra.

“De esta manera la agricultura ha progresado en el establecimiento rápidamente y hoy cuenta ya con más de 3.000 hectáreas de espléndidos alfalfares, divididos en 12 potreros perfectamente alambrados. Se continuará la preparación de otros hasta abarcar una extensión de 7.500 hectáreas. Se ha prestado preferente atención a la semilla de alfalfa, de la que se exportaron hasta la fecha correspondiente a la última cosecha: 1904/05 más de 80.000 Kg. Recordamos a este respeto que el Jurado de la Exposición de San Luis (EE.UU.) acordó a la semilla de alfalfa de Telén, el año pasado el premio: Medalla de Oro; distinción de verdadera importancia que comprueba la excelencia de la semilla y demuestra la esmerada labor que allí se dedica a la producción”.(diario “La Capital”)


Cuando en 1906 el maestro francés, director en ese entonces de la Escuela de Telén, don Miguel De Fougéres, edita su “Guía de La Pampa Central” describe sintéticamente los adelantos que la moderna Telén ofrece para quienes quisieran sumarse al proyecto de poblar el desierto del oeste y hacerlo progresar: “presenta a la vista un cuadro animadísimo por sus numerosos edificios destinados a su vasta administración, oficial o particular, como ser: Escuela mixta, Correos y Telégrafos, Teléfonos, Mensajerías, Casa de Comercio, Fábrica de galletas y pan, Hotel, Barraca con prensa, Sastrería, Zapatería, Peluquería, grandiosos talleres a vapor, Aserradero a vapor, Fábrica de adoquines, hermosos edificios de habitación y numerosas casas.”
En la fotografía se observa la residencia del francés Alfonso Capdeville, al pie de "El Alto", están plantadas las cuatro hectáreas de viña y en la foto arriba se los ve a Capdeville con su socio Jalabert

Los Dewavrin
El año 1896 Capdeville suscribió un contrato con el francés residente en Tourcoing don Joseph Dewavrin Motte cuyo objeto era poner en marcha “establecimientos rurales destinados a la cría y explotación de ganado vacuno, lanar y yeguarizo en cualquier punto de la República Argentina”.
En el marco de ese contrato es que Joseph Dewavrin hijo, se instala en el predio conocido como “Santa Camila” en el que comienza a desarrollar la explotación mixta que involucraba cría de ganado lanar, vacuno y yeguarizo y la experiencia de agricultura temprana de maíz y alfalfa, asociada a lino y trigo en pequeñas cantidades.

En los tiempos libres desarrollaba sus inquietudes musicales, escribiendo en una pianola música de la más variada, que incluía, polcas, valses, mazurcas, marchas y también algunos tangos.
Cuando Capdeville estaba ausente de Telén, dado que todos los años viajaba a Francia por razones comerciales, donde el representante de la firma “A. Capdeville, Ares y Cía.” era el señor Mauricio Capdeville que tenía sus oficinas en la Rúa Eglise St. Seurin 181 de Bordeaux, quien hacía las atenciones a las visitas en “El Alto” era Dewavrin, convertido en el embajador cultural.

Don Pablo Jalabert
El establecimiento agrícola y rural de la “Colonia Telén” era socio comanditario y colectivo de los siguientes negocios establecidos en Telén: “A. Capdeville, Ares y Cía.” que, según el aviso comercial, abarcaba todos los ramos generales en el campo, que hacía ventas por mayor y menor y que tenía sucursal en Victorica.
Uno de los socios era don Pablo Jalabert, quien además tenía una sociedad que se dedicaba a la exportación de frutos del país. La barraca poseía uno de los adelantos tecnológicos de ésa época que era una prensa hidráulica, con la cual se comprimía la lana haciendo fardos para embalarla con destino al puerto y de allí rumbo hacia la industria textil, francesa o inglesa.

Jalabert fue uno de los hombres más allegados y de mayor confianza política del caudillo Capdeville, esto queda patente cuando al crearse la Comisión de Fomento de Telén, quien asume como Presidente en noviembre del año 1907 es Jalabert, quien se desempeñará ininterrumpidamente hasta los primeros meses del año 1914.
El campamento móvil perteneció al Ingeniero Agrónomo de nacionalidad francesa don Alberto Sarrade, aquí se lo observa desplazándose por un campo alfalfado en Telén

Cuando los periodistas de la revista porteña “Caras y Caretas” entrevistan a don Alfonso Capdeville en su residencia de “El Alto”, el enviado especial titula la nota: “Hombres de Progreso” y debajo de la foto en la biblioteca coloca este epígrafe: “El señor Pablo Jalabert, compañero infatigable de las iniciativas del señor Capdeville, y este, en el salón de lectura de su estancia”.
Jalabert además es uno de los socios fundadores, junto a Capdeville del Banco de Crédito Rural con el que se pretendía conseguir ahorros, capitales e inversionistas, además de financiar sus propias empresas.

El Ingeniero Joseph Joubert
Cuando el año 1907 la revista “Caras y Caretas” ya citada, hace una gira por el Territorio Pampeano, en su visita a la Colonia Telén, conversan y fotografían al ingeniero Joubert, al que encuentran abocado a sus tareas de productor agropecuario, trabajo que ha comenzado a querer: “El ingeniero Joseph Joubert es todo un ejemplo. Joven y de fortuna, huye de la bellísima París y se instala en su estancia San Emilio. Pocas ceremonias hay, más sencillas, más gratas, que la de una inauguración de estancia.”

En un informe de 1940 de las autoridades de la Municipalidad de Telén  al Gobernador del Territorio se puede leer este párrafo: “Uno de los años más prósperos fue el de 1908 en que se construye el edificio conocido con el nombre de “La Cascada”, en donde se puso una fábrica de bebidas gaseosas y de hielo. Se instala la Usina Eléctrica, siendo Telén, el primer pueblo de La Pampa que tuvo luz eléctrica.” Todavía está en pie el edificio de “La Cascada” que fue la empresa industrial que puso en marcha el Ingeniero Joubert.

El aserradero a vapor, la fábrica de adoquines, de tejidos metálicos, de carros y carruajes, con una carpintería y taller mecánico funcionó bajo la razón social E. Moreau y Cía.

En la fotografía se observa a la izquierda cerca de la máquina al señor Joseph Dewavrin, denacionalidad francesa y personal de su estancia "Santa Camila" en Telén, al centro al lado del sulky está el irlandés don Tomás Enrique Kenny

El Ingeniero Agrónomo Alberto Sarrade
Dice Andrea Lluch en “Arando en el desierto”: “La propia dinámica de este proceso exigió conocimientos –Capdeville contrató al Ing. Agr. A. Sarrade para que organizara su establecimiento-, y la incorporación de las novedades técnicas que elevaran los rendimientos y con ello la rentabilidad de esta actividad”.
Cabe recordar que además de su incursión en la agricultura relacionada con la ganadería y su especialización en la alfalfa, Capdeville también puso en marcha el primer viñedo pampeano con cuatro hectáreas de viña de primera calidad que plantó al pie de su residencia “El Alto”.
Don Alberto Sarrade abrió un Depósito de forrajes, bajo la firma comercial Alberto Sarrade y Cía. en la que seguramente participaba Capdeville.

La primera guerra mundial.

Cuando se declara en Europa la primera guerra mundial del siglo XX, Alfonso Capdeville ya ha abandonado la Colonia Telén, que había comenzado su declinación por el fracaso de la agricultura tipo “lotería” y está instalado en El Sosneado (Mendoza) lugar donde pondrá en funcionamiento un proyecto financiado por un grupo de inversores británicos que adquieren tierras para impulsar la minería. 
En la foto el Ingeniero Civil Joseph Joubert, de nacionalidad francesa, que vivió y trabajó en Telén y regresó a Francia al comienzo de la Guerra Mundial de 1914

En el año 1959 una calle de San Rafael (Mendoza) fue bautizada con su nombre. Entre los fundamentos del proyecto puede leerse: “Alfonso Capdeville: Fundador del establecimiento El Sosneado; gran propulsor de la zona. Colaboró en la construcción de la línea telegráfica; inició la explotación del petróleo de “Los Buitres”, inauguró las termas “El Sosneado” por pura filantropía y sostuvo siempre la necesidad de utilizar el salto “El Nihuil”. De no haber ocurrido la primera guerra mundial, por la acción de Alfonso Capdeville, esta región ya hubiera contado con la energía eléctrica del Nihuil, aproximadamente desde el año 1915”. Morirá en su estancia en El Sosneado el año 1920, sus restos descansan en el cementerio de Telén a partir de 1921.

El impacto de la guerra, en el comercio internacional, comenzó inmediatamente. Cayeron las importaciones y se desaceleraron las exportaciones. Eso obligó al gobierno nacional a tomar medidas drásticas que incluyeron entre otras un feriado bancario largo y la suspensión de la convertibilidad a oro del billete argentino moneda nacional.
El Comité Patriótico francés fue presidido por don Carlos Thays, el gran diseñador y organizador de parques y paseos en la Capital Federal y en muchas ciudades provinciales, como así también en estancias particulares.

Las autoridades argentinas declararon la neutralidad, pero eso no le sirvió para evitar el perjuicio y el empobrecimiento. La sociedad se dividió entre “germanófilos” y “aliadófilos”.

Esas noticias y el ingreso de Francia en el grupo de los aliados incidieron en la toma de decisiones personales de algunos franceses de Telén, especialmente los que tenían fortuna y empresas en su patria de origen y aún se sentían jóvenes.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
De Fougéres, Miguel: "Guia de a Pampa Central" 1906
Roldán, Luis Ernesto: "Historias de Vida" 1999
Lassalle, Ana María y Lluch, Andrea: "Arando en el desierto" 2001
Caldenia Suplemento cultural de La Arena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails