lunes, 31 de octubre de 2016

EL R.P.Salesiano Ángel BUODO

"Había nacido en Barco (Udine, Italia), donde cursó sus estudios, y se graduó de perito agrónomo en 1897. Poco tiempo después, llevado por su vocación sacerdotal, ingresó en la Congregación Salesiana de Turín, para vestir los hábitos de Don Bosco. Su gran anhelo fue ser misionero, y empujado por ese indeclinable afán llegó a la Argentina, en 1898.

Durante los primeros años de su estada en nuestro país, ejerció la docencia en San Nicolás y en Uribelarrea; pero tiempo después se consagró en forma total a recorrer La Pampa en todas sus direcciones.

En un pequeño sulqui tirado por tres mulas trajinaba leguas y más leguas, siempre cordial y animoso, para que a nadie le faltara el auxilio espiritual, el abrigo, el alimento o la medicina, e incluso el juguete y la golosina, de los que siempre iba provisto para sus pobres.

Gustaba, asimismo, basándose en los sólidos conocimientos agronómicos que poseía, de asesorar a los colonos en el trabajo y manejo de las tierras; particularmente, en lo que se refería al cultivo de la vid y a la horticultura. Su dinamismo constructivo, a prueba de desalientos, lo impulsó a levantar por doquiera iglesias y capillas, que ponen en evidencia una capacidad técnica sobresaliente, pues algunas de esas construcciones -alrededor de veinticuatro- constituyen verdaderas joyas arquitectónicas.  Esta singular faceta de su carácter determinó que el prestigioso historiador presbítero Raúl A. Entraigas lo llamara el Hornero de Dios, en su biografía homónima."

El Diputado Aroldo Tueros al tomar la palabra en la Cámara de Diputados el año 1964 para tratar el proyecto de ley que disponía la erección de un monumento a su memoria expresó: "Para conocer y tener una idea exacta de los innumerables sacrificios que realizaba para llevar a cabo su apostolado, es necesario que nos detengamos un momento a recopilar una sola de sus giras."

Y a continuación señala: "El 4 de octubre de 1921 sale de General Acha y llega a Bernasconi, y al anochecer está en La Escondida. En todos los lugares que visitaba, hacía bautizos, casamientos, confirmaciones, etcétera. Al día siguiente fue a La Magdalena de Zuberbühler, y el 11, en La Sara, de Juan Dithurbide. De aquí partió a La Asturiana. El 12 de octubre llega al lote 10. Deja este paraje, para dirigirse a Los Principios. El 15 está en Sierra Chata, y de allí siguió viaje a La Asturiana. Luego se dirige a La Blanqueada. Aquí anota: Los indios me regalaron plumas y huevos de avestruz".

El 19 se encuentra en La Reforma Vieja. Al otro día, en La Reforma Nueva. En este lugar, ayudado por vecinos de la zona, cruza el Salado, dirigiéndose a Euskadi. En este lugar lo sorprende una tormenta, y me voy a permitir leer la descripción que el mismo padre Buodo hace de ella: Nos sorprendió una tormenta fenomenal. Los caminos estaban hechos una laguna. Las mulas, flacas, debilitadas por el baño del Salado y por la lluvia, no quisieron caminar. Mi pie también estaba liquidado. No tuve más remedio que exigir a las mulas; pero al cabo no pudieron más. Entonces, con el farol acompañé a las mulas por el campo, para llegar a la casa del establecimiento. Pero me perdí, y después de mucho andar entre agua y matorrales vi en la oscuridad una lucesita..."

"De aquí pasó a La Florida y volvió. Va luego a La María Elena, y después, a Los Angelitos. El 31 de octubre se dirige a Santa Isabel. El 2 de Noviembre está en San Andrés. Llega el 4 a San Julián. De allí salió para Garibay. Se dirige a La Emilia. El 7 sale para La Japonesa y hacia Coli Leufú."

"Escribe el Padre Buodo: Fui recibido con desconfianza; pero a poco andar se entregaron todos. De allí se dirigió el Misionero a lo que él llama el pobrerío de la Colonia Coli Leufú... Y dice: No se puede formar una idea de la miseria de estos vecinos, cubiertos de andrajos y sucios. Los pequeños desnudos... Esta Colonia estaba dentro de un islote, en las aguas del río Colorado".

"Llegar a ella era una verdadera odisea, por lo que muy pocas personas se atrevían a cruzarlas. Sin embargo, el padre Buodo, cada vez que hacía su Misión, se atrevía a cruzarlas a nado, o las cruzaba en una balsa. Luego llega a La Lucha. Dos días después, sale para San Gaspar. Encuentra de nuevo el río Salado, y sigue por su costa. Es el 14 de noviembre. Va a Los Molles. De allí se ve el cerro Choique Mahuida. Viaja luego a Bajo Verde. Después de visitar y misionar La Protegida, el 18 de noviembre, pudiendo pasar el Salado a pie enjuto, llega a La Amarga. Luego, a San Roberto, encaminándose a Puelches.

"Llegó a La María Luisa. Va a San Carlos. El 26, a San Joaquín. De ahí, a El Siete, de Ardohain. Luego hacia El Puntudo. El 28 y el 29 los pasa en San Juan. Parte hacia San Jorge. A cuatro leguas está San Ignacio. Otras cuatro leguas, y arriba a El Recreo. Luego va a San Laureano. De ahí viaja a Pichi Mahuida, para tomar el tren hacia Bahía Blanca, con objeto de hacerse curar, puesto que había sufrido un accidente al disparársele una mula del charré. En total 3.900 kilómetros. Hoy día, realmente, es una odisea hacer eso."

"El gran Misionero pampeano falleció el 11 de mayo de 1947, en el Colegio Pio IX, casa madre de la Congregación Salesiana en la Argentina."

Por ley provincial Nº 250 del año 1961 sancionada el 19 de octubre de ese año se había aprobado la erección de su monumento en las sierras de Lihuel Calel, la que modificada posteriormente el año 1964, disponiéndose finalmente que el mismo fuese enplazado en la intersección de las rutas nacionales Nº 35 y Nº 152, en donde se encuentra efectivamente. Las piedras de su basamento fueron traídas desde las Sierras de Lihué Calel. Sus restos mortales descansan en la Iglesia La Inmaculada de la ciudad de General Acha, provincia de La Pampa, en Argentina.

FUENTE CONSULTADA
Valla, S.D.B. José Celso "Homenaje de La Pampa a la memoria del Rdo. Padre Ángel Buodo", Buenos Aires 14 de agosto de 1970

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails