sábado, 21 de abril de 2012

MASON EL CAUDILLO DE SANTA ROSA

Tomas Mason nació en Buenos Aires el año 1842, fue enviado por su familia a Inglaterra donde se educó estando al cuidado de sus tios. A los dieciocho años regresó y a los diecinueve años se casó con Rosa Fouston. De ese matrimonio nacieron la primogénita Malvina, y dos varones Tomás y Guillermo.
Al hacerse cargo el Coronel Remigio Gil, de las tierras que le habían sido adjudicadas, por el Gobierno de la Nación, en función de la legislación vigente (Ley de "Premios") por su participación en la denominada "conquista del desierto", (1878/1882) don Tomás lo acompañó, (año 1883) pues pensaba dedicarse a la compraventa de tierras y para colaborar en la instalación de la estancia "La Malvina", bautizada con ese nombre en homenaje a su hija y esposa de uno de los propietarios de la tierra, Malvina Mason de Gil.

Mason había sido un empresario del transporte marítimo, merced a cuya ocupación participó de la guerra de la "Triple Alianza", donde Argentina, junto al Brasil y Uruguay, enfrentaron a la República del Paraguay. Fue proveedor del Ejército y allí conoció a quien más tarde sería su yerno.

La esposa de Mason falleció el año 1889 y a partir de allí en los años siguientes, por insinuación del General Eduardo Pico, entonces Gobernador del Territorio Nacional de la Pampa Central, se puso a trabajar en la idea de fundar un pueblo dentro de las tierras del campo de la sociedad Gil-Mason, quienes habían comprado su parte al tercer socio, el General Joaquín Viejobueno ex Ministro de Guerra del presidente Luis Saenz Peña.

Cuando tuvo a punto todos los aspectos Mason creó el incipiente núcleo inicial de urbanización, al que denominó Santa Rosa, en homenaje a la memoria de su esposa.
La ceremonia de la fundación se llevó a cabo un 22 de abril del año 1892, diez años después que se fundara Victorica, la primera población creada por las tropas colonizadoras del Ejército Nacional.
La tranquera de la estancia estaba ubicada aproximadamente donde actualmente se halla el predio de la Sociedad Rural de Santa Rosa, a la vera de la avenida Spinetto. Por ese lugar, estaba el cruce de caminos, donde paraban las galeras que llegaban con personas y familias, que buscaban afincarse en las nuevas tierras disponibles para la colonización.
Mucha de esa gente venía con la idea de ir a Toay, cuyo topónimo era bien conocido, otra a Victorica, el primer pueblo fundado en el Territorio diez años antes y otra parte se dirigía a General Acha, que por entonces era la Capital del Territorio de La Pampa Central.

Recordemos que en Toay ya se había instalado en 1885 Don Joaquín Llorens, español, que había comprado una legua de campo y cuatro chacras, donde construyó y puso en funcionamiento un almacén de ramos generales y un "boliche" con despacho de bebidas al mostrador. El mismo era el paso obligado de las galeras y mensajerías que iban rumbo a Victorica, las que venían de Bahía Blanca o hacia General Acha las que provenían de Villa Mercedes (San Luis)

Además en agosto del año 1889 por decreto Nacional firmado por don Carlos Pellegrini y refrendado por su ministro José V. Zapata se había aceptado la cesión de tierras en lotes urbanos, quintas y chacras, en el paraje denominado Toay, de parte del Doctor Benito Villanueva, quien había adquirido dos lotes al General Viejobueno, donde se crearía un pueblo que sería la futura capital del entonces Territorio Nacional. 
Es ese mismo año que en Victorica, también abre sus puertas la sucursal de Juan J. Llorens, J. Antich y Cía, cuya casa matriz estaba en Trenque Lauquen (Buenos Aires), por lo que mucha gente venía con referencias en busca de tierras para colonizar en esos destinos.
Pero don Tomás Mason, un hombre hábil para los negocios y las inversiones, muy astuto en sus procederes, tomó a su cargo personalmente el trabajo de conversar con los primeros viajeros para desviar la decisión original que traían y convencerlos de que se quedaran en La Malvina. Les dio tierra, les aseguraba agua y leña y se ponía a su disposición para lo que fuera menester.


El 22 de abril del año 1892, se reliza la fundación impulsada por Mason con el apoyo de su yerno Remigio Gil y con la colaboración de Juan Schmidt, entendido en agrimensura. Al año siguiente se crea el Juzgado de Paz y en 1894 se crea la Municipalidad. El pueblo estaba más al este que Victorica y General Acha y sus tierras y el régimen de lluvias eran aptas para la agricultura y la ganadería.
Ante esta arremetida de Tomás Mason, reacciona su vecino, el Doctor Benito Villanueva, un político de gran predicamento nacional, (fue Senador, Diputado y presidente de ámbas Cámaras del Congreso Nacional) produciendo la fundación oficial del pueblo de Toay, siguiendo su derrotero de transformarlo en futura Capital. Para lo cual encargó a profesionales el diseño de un plano que respeta en todos sus detalles. En una fecha emblemática como es la del 9 de julio, del año 1894 se produce el acto fundacional acompañado por su administrador el escocés Juan Guillermo Brown.

El 16 de septiembre de 1894, se reune por primera vez en Santa Rosa el Concejo Deliberante Municipal. El peso y prestigio político adquirido por el inefable caudillo Tomás Mason lo convierten en el primer Intendente Municipal electo, cargo que detentará ininterrumpidamente hasta el año 1916 en que sus setenta y cuatro años y la aparición de la Ley Saenz Peña del voto secreto y obligatorio, cambian la historia política de la población, que había conducido con la gran concentración de poder económico, político y social que había construído a su medida.

Mason, aprovechando sus relaciones y las de su yerno en las más altas esferas del poder nacional de aquella época logra, ofrecimiento mediante, que Santa Rosa se transforme en la sede de la nueva capital del Territorio Nacional de la Pampa Central el año 1904.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails