jueves, 19 de julio de 2018

Rescatando el Patrimonio Cultural de Victorica

Desde hace muchos años, la comunidad victoriquense, la primera del ex Territorio Nacional de la Pampa Central, viene realizando algunas acciones esporádicas de rescate del Patrimonio Natural y Cultural de ese añoso pueblo.

El Fortín Resina se levantó al lado de la laguna Ichohué, lugar donde después los soldados con sus caballos pisaron el barro para hacer los adobes para los cuarteles y la comandancia, mientras ellos para sus familia hacían ranchos por los alrededores y buscaban agua de los jahueles.

El pueblo fue creciendo de a poco, porque en las primeras dos o tres décadas la mayor cantidad de personas vivía y trabajaba en los campos de los alrededores de la amplia zona.
En la imagen se observan indias buscando agua en una lagunita del bajo. En la cima de la loma los soldados vigilan a las mujeres para que hagan su trabajo y no intenten escapar

Pero a medida que por razones de educación, de salud y también de trabajo las familias se van afincando en la zona urbanizada. La obligación del ocupante de un solar fiscal, era la de alambrar, construir una casa y hacer un pozo para proveerse de agua. Los más pobres en las orillas cerca de los pequeños salitrales y de las chacras.

Instalaciones centrales del servicio de Obras Sanitarias de la Nación, donde se construyó oficina para la administración y casa de familia para el Encargado

Cuando don Domingo Di Dio, Juez de Paz y presidente de la Unidad Básica y de la Comisión Pro Fomento de Victorica, va a Buenos Aires para plantear las necesidades más acuciantes de la población, Evita lo manda a hablar con el entonces Ministro de Obras Públicas de la Nación el General Ingeniero Juan Pistarini quien tenía a su cargo el Primer Plan Quinquenal de Obras Públicas.

Cual sería la sorpresa de don Domingo cuando al recibirlo, el Ministro le cuenta que él es nacido en Victorica, pero que sus padres se fueron del pueblo cuando las tropas retornaron a los cuarteles de origen en San Luis y Córdoba. Los Pistarini eran proveedores del Ejército que tenían residencia en las cercanías de los cuarteles desde donde salió la columna colonizadora al mando del Coronel Rodríguez.

La primera petición es solucionar el problema del agua potable para Victorica, dado que además de existir enfermedades gastro intestinales, las aguas que consumían muchas familias hacían que desde pequeños los niños se les manchaban los dientes producto del exceso de fluor, afectando el esmalte de los pequeños y dándoles un tinte amarronado que todavía muchos tenemos en nuestra dentadura.
El grifo que se observa sobre la vereda es el segundo colocado sobre la calle Coronel Ernesto Rodríguez (hoy Nº 17). El primero de esa calle se instaló en la esquina de la manzana de la familia de Luis Cesanelli, enfrente, cruzando en diagonal con la casa de la familia de don Simón Matías Ramos

Los informes de los sanatorios médicos, del mismo servicio de la Sala de Primeros auxilios, como los de los restaurantes y las panaderías, no eran buenos. El agua cortaba mucho el jabón, por eso en las casas de familia se tomaba la precaución (los que podían hacer la inversión) de hacer un aljibe para juntar el agua de lluvia, colocando canaletas a los techos para juntar la misma, para lavar y cocinar.

Inmediatamente llegan a Victorica los ingenieros que con ayuda de Di Dio y otras personas se ponen en la tarea de buscar el lugar donde hubiese buen agua para realizar las perforaciones. Una vez detectada y analizada la calidad de las muestras, se diseña una pequeña red de abastecimiento.

Salvo las escuelas y el Hospital que tuvieron conexión domiciliaria, el resto de la población debía abastecerse tomando agua de los grifos públicos instalados cada dos cuadras en las principales calles. Hubo grifos en las calles Rodríguez, San Martín, Belgrano y la Gobernador Nuñez.
La marcación de los lugares después de las pruebas geológicas y del análisis de calidad determinó dónde habrían de construirse las casillas para las bombas hasta donde se debería tender la red de energía eléctrica para impulsar las bombas. Hacía pocos años que se había fundado la Cooperativa de Electricidad de Victorica Limitada.

El primer lugar donde se buscó agua fue en la zona donde estaba situada la estación del Ferrocarril del Oeste que había llegado a Victorica el año 1908 y donde los ingleses habían perforado y construido un tanque metálico elevado para abastecimiento de la máquina a vapor.
Allí colocaron un molino de viento con el que sacaban el agua y la impulsaban hasta el tanque. Los informes facilitados indicaban que el agua era de buena calidad. Por eso se decide hacer una perforación y efectivamente se obtiene agua de muy buena calidad. Enfrente de la estación estaba la quinta de la familia Bustos-Bazán que certificaba con su producción hortícola que en la zona había agua de buena calidad.
Pero como la mayor cantidad de familias vivía en el Barrio "Los Pisaderos" y sus alrededores, para no tener que hacer una red muy extensa, se decide buscar agua en esa zona, la que efectivamente se encuentra en la cadena de médanos de un campo privado. Allí se construye y se instalan la mayor cantidad de bombas, que alimentan dos grandes tanques metálicos elevados.

En las cercanías estaban las chacras y quintas de Pascual Mazzuco, las de Maldonado, la de Urmente y la de Navarro de la que se tomaron muestras de agua e informes, que concidieron en destacar que había agua de muy buena calidad.
En la imagen el Ministro Pistarini ya calvo con su mano descansando en el saco en el salón de actos de la Escuela Nacional Nº 7, a su lado de perfil el director de la misma don Nicolás Capello

Hace unos años atrás la Municipalidad de Victorica decidió construir una pequeña plazoleta en la esquina del predio de la escuela Nº 7 como homenaje a la función que cumplió Obras Sanitarias de la Nación, hasta que llegó el servicio de agua potable por la Cooperativa en la década de 1970. En dicha plazoleta se instaló una de las grandes bombas con las que se operaba el bombeo diario para mantener la presión del sistema de agua potable.
También en ese lugar en la década de 1980 allí se colocó un monolito y se descubrió una placa porque esa fue la manzana que Juan Pistarini identificó como el lugar de su nacimiento. Es que en dicha manzana estuvieron los cuarteles de la comandancia, cuyos cimientos se encontraron cuando se demolió el edificio de las escuelas para construir el nuevo edificio de la Escuela Nacional (ahora provincial) Nº 7 inaugurada el año 1951.

Un grifo se había colocado en la plazoleta mencionada, otro se había trasladado al Parque histórico "Los Pisaderos". Ahora la Municipalidad de Victorica, a través del Área de Cultura retoma la idea de reinstalación de los grifos, dándole correctamente una revalorización cultural a estos elementos históricos que cambiaron la calidad de vida.
Al cumplirse veinte años de apertura de este lugar, denominado "El Grifo Bar", por su dueño Carlos Eduardo Peirone, la Municipalidad local ha decidido dictar la resolución que lo declara como "Espacio de Interés Cultural"

Con buen criterio traslada  el que estaba antiguamente en la esquina de la plaza sobre la vereda donde funcionaba la antigua panadería de la familia Viglino y posteriormente de Figueiro, que terminó luego pasando por las manos de las familias Koller y Biggi.

Ahora se ha tomado la decisión de efectuar un homenaje al emprendimiento gastronómico que abriera sus puertas precisamente con el nombre de "El Grifo Bar", al cumplir veinte años de inicio de actividades comerciales y culturales, situando uno de los grifos enfrente mismo donde está localizado y funciona el comercio mencionado.

"Este Viernes 20 de Julio por Resolución Municipal N°548\2017 será Declarado" El Grifo Bar " Espacio de Interés Cultural. Seguiremos trabajando en la visibilizacion de estos espacios y o lugares que tanto hacen y han hecho a nuestra Cultura Popular", dice en un comunicado la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Victorica. Bienvenido sea todo lo que se haga por la educación y la cultura afirmando el rescate del Patrimonio Cultural.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails