martes, 16 de febrero de 2016

ORLANDO MARTIN EL NONO

Orlando Martín, nació en Azul, provincia de Buenos Aires, un 24 de abril del año 1908. Allí se habían radicado sus padres, quienes habían llegado a la Argentina procedentes de la provincia de Zamora, España. Como el alumbramiento se produjo a los tres meses del arribo, se puede deducir que viajó amparado en el vientre de su madre, Ángela Mayor. Por ésa época el ramal del ferrocarril del oeste ya tenía las vías extendidas hasta Telén.

En el Azul permanecieron un año aproximadamente y por contactos con otros coterráneos, se trasladaron a Luan Toro, un pueblo nuevito del entonces Territorio Nacional de la Gobernación de la Pampa Central. Hacía pocos meses que se había fundado a la vera del Ferrocarril del Oeste, que procedente desde la estación Once en Buenos Aires, pasó por General Pico, Eduardo Castex, Conhello y alcanzó Luan Toro con rumbo hacia Victorica y Telén que se convertiría en punta de riel de ese ramal.

Orlando era el segundo hijo del matrimonio de Amador Martín y Ángela Mayor. Irene fue la primera hija. A los dos mayores se sumaron después, Antonio, Feliza, Eusebio, Florencio, Alipio y Eugenio quien falleció a la corta edad de 16 años.

Don Amador ejerció su profesión de zapatero y talabartero en Luan Toro en su local comercial al que bautizó con el nombre de "La Zamorana". Allí fabricó bastos, estribos, encimeras y otros arneses. Su nieto Daniel conserva un par de estribos con clavos de bronce, confeccionados con las manos del abuelo español.

Conocí a varios de ellos, pero a los que más traté fue a Florencio que tenía un almacén de ramos generales en Luan Toro en la década de 1970 y a su hermano Alipio, quien con su esposa e hijos administraban el antiguo y ya demolido "Hotel París" de Santa Rosa y luego en el ex Restaurante "Quiroga".

A Orlando, por ser el mayor de los varones, le tocó salir a trabajar al campo desde muy niño, cuando tan sólo contaba con diez años. Se desempeñó como "boyero" en el campo del español Moralejo. Entre otras tareas, le tocó aprender a poner los arneses de trabajo a los caballos, como las pecheras, las anteojeras, las silletas y otros elementos para poder conducirlos en las tareas agropecuaria de arar, sembrar y trillar en ésas tierras vírgenes, que veinte años antes habían estado bajo el dominio del indio. A pocos kilómetros de Luan Toro está La Blanca el último reducto de las familias aborígenes, antes de ser enviadas a la Colonia Emilio Mitre.

Luego pasó a trabajar con la familia Ferrero, quienes lo llevaron a Arata donde también realizó trabajos de labranza en la época de la tracción a sangre. Esa vinculación desde muy jovencito con los caballos le permitió adquirir una gran experiencia con dichos animales, tanto de  los que se utilizaban para tirar los implementos ( de pecho) como los que se utilizaban para andar
 
 
Don Orlando habla en el salón de actos de la Municipalidad el 25 de mayo de 1973 al asumir el cargo de Intendente Municipal

Orlando cursó la escuela primaria en Luan Toro hasta el tercer grado. En aquellos años con egresar de la "escuela elemental" alcanzaba para aprender a leer y escribir y las costumbres de la época era que había que ir a trabajar cuanto antes, para ayudar a la familia numerosa.

Después fue a trabajar en la estancia de los Molas, campo que después pasó a propiedad de la familia Ospital. Allí conoció a la joven María de los Ángeles Piorno, con quien se casó a los veintidos años. De ese matrimonio nacieron Angelina la primera hija, luego llegó Daniel el primer hijo varón.

Como el año 1924 se había fundado Carro Quemado, al sur de Victorica y cerca de Luan Toro, esto impulsó la demanda de la apertura de caminos, sobre todo porque ya desde principios de la década de 1920 habían llegado los primeros automotores a la zona. 

Vialidad Nacional lo contrató con sus caballos y por la experiencia adquirida para construir, reparar y mantener en estado de transitabilidad el camino entre el paraje "El Durazno" y el límite con San Luis. Allí estará trabajando incansablemente de sol a sol, con los más crudos inviernos y con los más calurosos veranos, con lluvia y con enormes vientos y ventarrones de aquellos que asolaron La Pampa durante toda la década de 1930.
Monolito a la entrada a Victorica por la avenida Agustín Borthiry, donde esá colocada la placa con el nombre de la ruta Intendente Orlando Martín 

Allí en el "Puesto de la Morocha", nacieron sus otros dos hijos varones Carlos y Orlandito, el menor de todos. En los primeros años de la década de 1950 dejó de trabajar para Vialidad y se instaló con su familia en Victorica, donde abrió una carnicería. Su esposa y su hijo mayor Daniel se hicieron cargo de la carnicería. Él se ocupaba de las compras de ganado junto con su hijo Carlos y de atender el campo "La Yolanda" entre Colonia La Pastoril y Telén.

En homenaje precisamente a su memoria y por ese trabajo de apertura del camino, en la década de 1990 durante el gobierno de Rubén Hugo Marín se puso una placa en un monolito en el nuevo acceso a Victorica, denominando con el nombre Orlando Martín al tramo de la ruta provincial Nº 105.

Su gran amor por los caballos lo llevaron a firmar convenio con la Dirección Nacional de Remonta del Ejército para criar caballos de raza, tarea que realizó en su campo "La Yolanda", de Telén hacia el oeste. 

En la década de 1950 fue electo concejal de la Municipalidad por el peronismo y el año 1973 fue electo Intendente Municipal, años en los que además presidió la Comisión Organizadora de la Fiesta Provincial de la Ganadería del Oeste Pampeano. Su esposa doña María de los Ángeles lo acompañaba como Concejal y como fundadora integrante en la misma Comisión. 

Participó en varias entidades de bien público como la Comisión Propietaria del Instituto de Enseñanza Privada "Félix Romero", de la Asociación Cooperadora de la Escuela Agrotécnica, de la Cooperadora Policial, fue Presidente del Club Cochicó, siendo además integrante, junto con su esposa del Club de Leones, del que participó activamente su hijo menor Orlando.

Sus hijos se casaron y le dieron varios nietos. Angelina se casó con "Pichón" Andrada, Daniel lo hizo con Nora Arroyo de General Pico, Carlos contrajo matrimonio con Irma Becerra y Orlandito lo hizo con Nora Aramburu familia oriunda de La Plata. Le dieron varios nietos, algunos han seguido las huellas de la abuela con la música y el canto y otros las del abuelo en la política y las actividades comunitarias, sobre todo haciendo honor a su pasión por el turf.

Falleció en Victorica el 25 de octubre del año 1986. A pedido de su esposa dije unas palabras en el cementerio, que luego ella decidió poner en una placa en su tumba.

Fuente: Carta de Daniel Martín

1 comentario:

  1. Se le agradece siempre a Luis Roldan ,de mantener la historia familiar y social del querido abuelo Orlando Martin !Recordado siempre como un hombre de bien.

    ResponderEliminar

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails