jueves, 5 de marzo de 2015

VIAS Y MEDIOS DE TRANSPORTE EN NOROESTE DE LA PAMPA CENTRAL

En el noroeste del Territorio Nacional de La Pampa Central, luego de desalojados los cacicazgos de los rankeles, hacia fines de 1881 y principios del año 1882 comenzó el proceso de colonización de las nuevas tierras.

La primera etapa consistió en la creación de Fortines por las tropas que ingresaron provenientes de los cuarteles de la Villa Mercedes (San Luis) y del fuerte Sarmiento en los alrededores de Río Cuarto, provincia de Córdoba.

La misión de las tropas era garantizar la paz en la región a los efectos de que los inversores pudiesen desplegar sobre el territorio pobladores, tecnologías y capitales en haciendas fundamentalmente.
En la zona del noroeste, como en todo el territorio se circulaba en las décadas finales del siglo XIX a través de las denominadas "rastrilladas". Una amplia red de huellas primarias y secundarias que habían generado los pueblos originarios de la región para mantener comunicados los cacicatos y expeditas las vías de transporte desde las provincias del este hacia la zona de la precordillera.

Por la zona del noroeste pasaban las rastrilladas de "las víboras" y más allá la de "las pulgas", nombres identificatorios probablemente a la frecuencia de la aparición en las sendas mencionadas, por un lado de víboras y por otro lado de ese molesto bicho del que eran portadores los perros, pero también los humanos que vivían en los toldos y los que lo hacían en los fortines.

El primer fortín fundado fue "La Resina", creado un 12 de febrero del año 1882, después rebautizado bajo el nombre de "General Benjamín Victorica". El año 1901 nació a solo dos leguas hacia el oeste el pueblo denominado Telén, creado por el francés Alfonso Capdeville en su campo que los indios llamaban "Thanan tué".

Entre Victorica, Telén y luego Loventuel fundado el año 1904, los transportes que los comunicaban con General Acha, la primera Capital de la Gobernación del entonces Territorio Nacional de La Pampa Central, pasaban las denominadas "Mensajerías", que transportaban personas y el correo con bultos de poco peso.

La primera en arribar a la zona de Victorica, cercana a la antigua Leuvucó, la capital de los rankeles, fue la galera llamada "La Puntana", que como delata su nombre, provenía de Villa Mercedes, después ingresó la gran Mensajería que unió General Acha, con Victorica y su amplia zona de influencia, conectándolas con Trenque Lauquen, ( provincia de Buenos Aires) la punta de riel del Ferrocarril del Oeste adonde había llegado el año 1890, y con la Villa Mercedes en San Luis, fue la de don Jorge Vallée, que partía desde el sureste del Territorio.
Pero para las mercaderías generales y bultos de gran tamaño como los lienzos de lanas, los materiales de construcción o para los alambrados, lo que se utilizaban eran tropas de carros tirados con mulas, como los que se ven en la foto de arriba. Esa fotografía está tomada frente a la barraca en Telén, propiedad de Alfonso Capdeville y sus socios.

"La tropas de carros muleros transportando materiales de construcción y mercancías para la población circulaban en forma incesante desde las terminales ferroviarias, regresando cargados con los frutos del país que eran enviados a puerto, quedando grabados en la memoria estos sacrificados transportistas, entre los que podemos nombrar a Peñalosa, Carreño, Peón, Oviedo, Garraza, Montero, Vander Mey, Blanco, Poblet, Páez y González entre otros".
El Ferrocarril con sus vías de acero, llegó el año 1896 a la capital del Territorio, General Acha, proveniente desde el puerto de la Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires. Esa línea del Ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico arribó a Toay y Santa Rosa el año 1897, convirtiéndose en la punta de riel más próxima a la zona del noroeste.

Hubo varios proyectos de líneas que extenderían el ferrocarril desde Toay, hasta el Río Cuarto en la provincia de Córdoba. De Toay también debía partir una línea hasta Victorica y de allí su prolongación debía alcanzar la Villa Mercedes en San Luis, conectando las ciudades y pueblos en donde habían quedado los parientes de los primeros colonos que arribaron a la zona del noroeste.

La línea que finalmente llegó a Victorica y convirtió a Telén en la estación terminal de dicho tramo, fue la del Ferrocarril del Oeste, que conectó a esta zona con la provincia de Buenos Aires y el puerto de la Capital Federal, dicho arribo se produjo en el mes de mayo del año 1908.

El influjo del ferrocarril para la zona fue importante, incluso produjo el nacimiento de un nuevo pueblo en la zona bautizado como Luan Toro, fundado ese mismo año 1908, festejando sus habitantes con gran alegría al ver  pasar a la humeante máquina a vapor frente a sus mismas viviendas.

Pero en 1914 se desató la Primera Guerra Mundial en Europa, lo que trajo grandes inconvenientes en el comercio de importación y exportación y que produjo como consecuencia negativa para la zona el retraimiento de las inversiones, que luego paralizó su continuidad y que al finalizar la misma, clausuró definitivamente estos importantes proyectos en infraesctructura ferroviaria. 

A principios de la década de 1920 hicieron su aparición en la zona los primeros automóviles: autos familiares y camiones de transporte de carga. Al principio su difusión fue lenta, dada la ausencia de caminos en buenas condiciones para que pudiesen circular sin inconvenientes estos nuevos medios de transporte.

Por las rastrilladas los altos carros con mercaderías tirados por una docena de mulas y los armatostes de las galeras tiradas por nueve caballos solían pasar aún en medio de grandes lagunas o atravesando los medanales o la travesía con profundos pozos producidos por las lluvias. Pero inmediatamente se desataron las demandas de apertura de caminos a los responsables de los municipios de cada localidad, incluso se hicieron trabajos mancomunados entre el vecindario propietario de automòviles con aportes privados para reacondicionar las huellas antiguas hasta convertirlos en caminos abiertos, por donde pudiesen pasar sin inconvenientes mayores los nuevos bólidos.

En el aviso de arriba, publicado en el periódico "La Voz del Oeste", del 15 de enero del año 1929, fundado y dirigido por el conocido maestro don Félix Romero, que por esos años estaba residiendo con su esposa en Telén, se observa la publicidad de un camión.

El agente en la zona era el árabe Miguel Moises. Si leen la promoción verán que tira un "palito" para los competidores, acusándolos de hacer camiones sobre chasis de automòviles. Pero en el aviso de abajo la misma firma se juega entero prometiendo la devolución de lo pagado por el chasis entre aquellos primeros 13 clientes que adquieran un camión Manchester en su agencia.

No sabemos si hubo esa cantidad de compradores ese año 1929 en la Agencia de don Miguel Moises en Telen y si los hubo tampoco conocemos quien fue el acreedor a dicho premio.


En este otro aviso comercial que apareció también en un periódico de circulación en Telén por aquellos años de fines de la década de 1920, perteneciente a la firma de Blengini & Perez, se promueve la venta de automoviles marca Dodge y de camiones marca Graham Brothers.

Las marcas más afamadas y ya tradicionales en el mercado internacional y nacional se habían afincado en Victorica, por eso a los comerciantes de Telén que agregaron este nuevo producto tecnológico para el transporte en sus Almacenes de Ramos Generales, les quedó la opción de marcas no tan conocidas.

Lenta pero continuamente el automotor fue desplazando del mercado de los transportes a los vehículos tracción a sangre. Pero unos cuantos años ambos convivieron, incluso para los tramos de la travesía hasta el salado muchas veces estos nuevos medios de transporte debieron ser sacados de apuro por los antiguos carros tirados por mulas o caballos.

FUENTES CONSULTADAS
Periódico "La Voz del Oeste" de Félix Romero década 1920
Fototeca Bernardo Graff del Museo Histórico "Fernando E. Araoz" de la provincia de La Pampa
Álbum del Centenario de Victorica, editado por Efebe Ediciones en febrero de 1982 con textos de Walter Cazenave
www.telen-lapampa.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails