martes, 27 de enero de 2015

NUESTRA TIA ROSA CESANELLI

En el seno de la familia integrada por doña Jacinta Paz de estirpe criolla y el ciudadano de origen italiano Luiggi Cesanelli, nació el 27 de enero del año 1918 la tercera hija, al que bautizaron con el nombre de Rosa, quien  el día de hoy de este año 2015, arriba a sus 97 años, siendo una de las personas más longevas de nuestra familia y probablemente una de las más antiguas de las nativas del primer pueblo de la actual provincia de La Pampa.

La primera hija había sido Trinidad, que nació el año 1914, la segunda Selva el año 1915 y la última fue María Luisa, nació el año 1922, la que se quedó en la casa paterna cuidando de sus padres hasta que murieron, en Victorica, Departamento Loventué, actual provincia de La Pampa, Argentina. El acta de regularización de la sociedad conyugal se realizó ante el Registro Civil de Victorica con fecha 25 de septiembre del año 1.926. El tenía 37 años y ella más joven, contaba con 33 años.
Jacinta, había nacido el 1º de septiembre del año 1883 en el "Fortín Victorica". Era hija natural de Juana Paz, quien había llegado a ese paraje con la tropa de soldados y colonos que fundaron el Fortín Resina el año 1882. Falleció el 2 de octubre del año 1935 y su tumba se encuentra en el cementerio de Victorica. En el certificado de defunción se puede leer: "el día de ayer a las veinte horas en su domicilio falleció la mujer Juana Paz, a consecuencia de miocarditis, según certificado médico del Dr. J.A. López Seoane, que se archiva bajo el número de esta acta: que era argentina de ochenta y cinco años, hija de padres desconocidos".

Ella crió un hijo del hermano del coronel Racedo que se llamaba Manuel José Racedo. Sin embargo en su tumba se puede leer en la placa Juana Paz de Álvarez. También en una tarjeta de salutación del año 1931 que firman Delfina Barrio, Manuel y Poroto Racedo, el tratamiento es "Señora Juana Paz de Álvarez".

En otra postal de salutación, dirigida a "Señora Jacinta P. de Cesanelli" fechada el 1º de Enero de 1931 y escrita desde Rivadavia, se puede leer el siguiente texto: "Deseo pases feliz año nuevo en compañía de tu esposo sobrinas y mamá.
Querida hermana del alma, el año que va a empezar es mi anhelo que nos halle llenos de salud y paz,
y que de tanta ventura con las personas que más de nuestra estimación sean lo podamos celebrar." Firmado
Manuel José Racedo.

Luiggi había nacido en un pueblito llamado Santangelo Impontano, de la provincia de Maccerata, enfrente del mar Adriático en la República de Italia. En esta foto se ven sus padres y sus hermanos a los que nunca pudo volver a ver. Su padre era don Salvador Cesanelli y su madre se llamaba María Ricucci, ambos italianos.

Llegó a Victorica el año 1908 con la cuadrilla que venía construyendo las estaciones, los galpones y las casas para el personal del Ferrocarril del Oeste en la línea que salía de estación Once de Septiembre y llegó a la estación terminal de Telén.
Cuatro hijas ayudaron en la casa a su madre, pero el tano Cesanelli tuvo que buscar para su empresa de construcción y para la fábrica de mosaicos, a jóvenes a los que les enseñó a trabajar.
En su juventud, las chicas de Cesanelli compartieron con los hijos del italiano Marzano que vivían en la manzana más cercana a Los Pisaderos y que tenían una panadería. En ésa época hacían furor los bailes y las kermesses en la Sociedad Italiana, de la que don Luis fue uno de sus dirigentes.

También anduvieron coqueteando con los hijos del italiano Ciaffoni, quien vivió con su familia en 1930 durante dos o tres años, enfrente, cruzando la calle, donde años después funcionó la Barraca de Eladio Rodríguez.

La primera que se casó fue Trinidad, que lo hizo con un empleado del tano, era de Loventuel, trabajaba con sus padres en la chacra, jugaba al fútbol, le gustaba mucho el baile y se llamaba Marcial Roldán.
La segunda que se casó fue Selva, que lo hizo con otro de sus empleados. Un joven que había llegado a la zona desde General Pico, se llamaba Luis Anselmo Spadini. Recordado como jugador de fútbol y además luego como árbitro.

Las diversiones al aire libre en Victorica, sobre todo cuando llegaban visitas de otros lugares, eran visitar los médanos, que ya no existen más, porque en ese lugar ahora hay un barrio de viviendas y el otro lugar para visitar y fotografiarse para los recuerdos era la laguna de Los Pisaderos, convertido en la actualidad en lugar Histórico Provincial..
Don Luis construyó su vivienda familiar en la esquina de la manzana que era de propiedad de doña Juana Paz. Sobre el costado de la calle Coronel Ernesto Rodríguez situó su vivienda y sobre el costado de la calle Jaime Sidebottom construyó el galpón de chapa donde hizo funcionar su fábrica de mosaicos "La Pampeana", a partir del año 1922.

Allí se crió Rosa y sus hermanas, jugando entre las pilas de arena de río, los médanos que estaban a dos cuadras y Los Pisaderos que también están situados a la misma distancia y que por esos años era un escenario más bello porque tenía su vegetación original. Ella como sus hermanas fueron a la escuela Nº 8 de niñas y entre sus maestras siempre recordaban a doña Matilde Alsina Parodie que se casó después con Eguía.
Rosa se hizo de novio y de esa relación nació un hijo varón, a quien bautizó como Carlos Alberto Cesanelli. Aquí la vemos sosteniendo a su hijo, que no pudo contar con el padre a su alrededor. La madrina fue Trinidad, quien a pesar de haberse casado el año 1941 recién tendría su primer hijo el año 1944. Por eso todo su afecto y amor estuvieron volcados esos tres años para su ahijado, que vivía con su madre en la casa de la familia de sus abuelos.

Ese sillón de mimbre era el preferido de abuela Jacinta. En él me tomaron mi primera foto probablemente también el día del bautismo, pero en vez de ser debajo del parral, está tomada al costado de una "siempreverde". En la antigua casona de la familia Cesanelli-Paz todavía está este sillón que quedó vacío cuando abuela Jacinta falleció el 19 de agosto del año 1961.

En esta fotografía se observa a tía Rosa en tercer lugar con su uniforme de enfermera. Ella ingresó a trabajar al Hospital de Victorica cuando el Director de entonces el Doctor Adolfo López Seoane seleccionó personal para designar en ese cargo.

En ese momento el Dr. López Seoane era Comisionado Municipal y además Director del Hospital Luisa Pedemonte de Pistarini que se había inaugurado el año 1949. El dictó el curso de capacitación que debieron aprobar las postulantes a dichos cargos.

En la fotografía se observa en primer lugar a Dora Silva, casada con Humberto Rivas, le sigue Leandra Navarro, casada con Jorge Bargiano, luego de Rosa, me parece que es Genobeba Morán, la que sigue es Elisa Phomphile y al final hay dos personas que ingresaron para la administración: Dora Muñóz y Lita Aramburu de Plaza.

En esta otra fotografía que está tomada en la escalinata de la puerta de entrada al edificio del Hospital tía Rosa está sentada a la izquierda (estrella en el pecho), en primer plano Dora Silva, no he podido identificar con seguridad a la persona que está detrás entre ambas, le sigue Marta Capello (administrativa), después Estela Moisés, casada con Lamónica (enfermera), la que está detrás suyo con pañuelo en la cabeza Dora Muñóz, casada con Alberto Rodríguez. La que está parada es Genobeba Morán, casada con Lázaro Pérez.

La que está en primer plano a la derecha es Elisa Phomphile, tengo dudas con las dos que siguen, pero por la cofia en su cabeza obviamente que eran enfermeras. Una podría ser Leandra Navarro.

En la foto de arriba se observa el camión marca Rugby del abuelo Luis Cesanelli, parado delante de la casa, al costado del galpón de chapa. De izquierda a derecha están ubicados nuestra tía María Luisa, "Yiya" para los amigos y conocidos, a su lado nuestra prima "Negra" Spadini, "Coco" Cesanelli de tiradores al otro lado la otra prima Teresa Spadini, el niño de blanco creo que soy yo, luego sigue tía Rosa y tampoco puedo identificar con seguridad a la última persona.

Tía Rosa, varios años después fue madre nuevamente. De su matrimonio con "Nano" Gracia nació su hija Silvia Graciela Gracia, con quien ha estado acompañada todos estos años, después que se jubilara de su trabajo en el Hospital. Su hija es maestra.
Esta es la única foto que tengo de las cuatro hermanas Cesanelli. De izquierda a derecha María Luisa, a su lado tía Selva, le sigue Adan Enrique Weis esposo de nuestra hermana Mirta Roldán. Sigue Tía Rosa, a su lado su hija Graciela Gracia y la última en primer plano a la derecha nuestra madre Trinidad.

Esta toma está registrada por mi en el salón de la Sociedad Italiana de Victorica el mes de enero del año 1984/5 en el festejo de nuestro padre Marcial Roldán.
Rosa sufrió profundamente la muerte de su querido hijo Carlos Alberto Cesanelli, quien se había casado con Dora Zapata y de cuyo matrimonio nacieron dos hijos: Verónica y Fabricio, quienes le han dado varios nietos.
En esta otra fotografía, tomada en Santa Rosa el año 1989, en ocasión del cumpleaños de nuestra madre al arribar a sus 75 años se observan sentados, desde la izquierda: tía Rosa, su hermana Selva, nuestra madre Trinidad y a su lado su esposo y nuestro padre Marcial Roldán.

Detrás estamos cinco de los seis hijos de Trinidad y su nieta Silvia Weiss representando a su madre Mirta que no pudo asistir.

Esta fotografía la tomé en la casa de familia de tía Rosa, hace cinco años. La fuimos a visitar con mi hermano Rodolfo Oscar, conocido artísticamente como "Conejo". Almorzamos con ella y su hija Graciela nuestra prima. !Feliz cumpleaños, querida tía Rosa, espero verte dentro de unos días! (Luis E. Roldán-Cesanelli)

Artículo provisorio sujeto a correcciones, ampliaciones y agregados.

1 comentario:

  1. Buenos días Luis. Soy Carlos Maria Cesanelli, de Rosario. Mi familia en Italia vino de Francavilla D'ete, a 20km de Sant'Angelo.. Nada, solamente contarte esto y establecer el contacto. Saludos. Muy buena la nota!
    carlosmcesanelli@hotmail.com

    ResponderEliminar

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails