lunes, 12 de marzo de 2012

ANIVERSARIO DE LUAN TORO



El RPF Buenaventura Giovannini, en misión desde Victorica, llega a Luan Toro el 31 de marzo de 1892 y dedica a San Justo la capilla en que oficia provisionalmente. Luego pasa a “La Blanca”, donde la sala en que dice misa es ofrecida a San Antonio de Padua. Según su registro, en mayo administra 27 bautismos.
En los campos de “La Blanca” se habían instalado los sobrevivientes de las tribus ranquelinas y araucanas que habían sido dispersados de la zona de Leuvucó y Poitahué, por la discutida “Conquista del Desierto” llevada adelante por las tropas del Ejército Nacional.

El 15 de marzo de 1908 llega el ferrocarril del Oeste, que saliendo desde la estación Once en Buenos Aires, tendría como estación terminal a Telén, que había sido fundada el año 1901 y atravesando previamente Victorica, la primera población pampeana fundada por el Ejército a principios de 1882.
El 29 de abril de 1908, los propietarios de las tierras, señores Eduardo y Carlos Madero, otorgan poder a Juan Smith (martillero de Santa Rosa) para vender chacras, solares y quintas de la “Colonia Lanutor”.





La estación del ferrocarril, que será el motor del progreso local y regional, queda habilitada el 12 de diciembre de 1908, está situada a 665 kilómetros de la Capital Federal y a 286,68 metros sobre el nivel del mar, se halla la cota del riel. En tanto que el agua para esa fecha, según las rigurosas mediciones de los ingleses, se encontraba a unos 44,75 metros de profundidad.

Antes de la fundación, la historia recoge los nombres de los primeros pobladores que se asentaron en el monte de caldén aún intacto en toda su magnificencia, entre otras se menciona a las familias de Mercado, Noguera, Etchart, Maceda, Carranza, el indio Milán. Posteriormente y ya puesto en marcha el proceso de urbanización, junto a los ranchos de adobe y casas de madera o de chapa, se construyen las primeras edificaciones de ladrillos. Entre los primeros propietarios se menciona a las familias de Surquía, Echeverría, Iriarte, González, Nahón, Vega, Cisneros, Zubía, Vaqué, Lucero, Álvarez, García, Ordoñez, Lassallette, Toranzo, Godoy, Galache, Guerra, Silvera, Gatica, Carripilón (descendiente aborigen), Ponce, Muñóz, Ferrero, Feito, de Paz y otros cuyos nombres probablemente se han perdido en los pliegues de la historia.

Inmediatamente surge la necesidad de contar con una escuela, dado el crecimiento de las familias con niños que se habían instalado en la joven población. Es por eso que el Consejo Nacional de Educación, decide crear la escuela a la que le asigna el Nº 55. El 16 de febrero del año 1909 es designado como director de la misma el maestro puntano don Laureano González, que hasta ese momento estaba cumpliendo funciones en la escuela de varones de Victorica. Durante dos décadas el maestro-director será el gran animador, no sólo de la faz educativa, sino también de la vida social y cultural de Luan Toro y su zona.







La Estancia “La Blanca” cuyos propietarios eran los socios franceses constituidos bajo la razón social “La Perseverance S.A.” y que tenía una extensión de 15.000 hectáreas era administrada por el señor Juan Galant. Otros establecimientos importantes de los momentos iniciales son “San Ramón” y “El 25” del doctor Facundo de la Rosa.

El año 1914 comienza en Europa la primera Guerra Mundial, por lo cual se producen dos efectos negativos para el país y para el Territorio Nacional de La Pampa Central, uno es la caída de las exportaciones de nuestros productos como cereales, carnes y lanas y el otro es el corte del abastecimiento del carbón que provenía desde Inglaterra para alimentar las máquinas a vapor de los ferrocarriles.
En reemplazo de ese carbón se comenzó a utilizar leña del bosque de caldén, dando comienzo al proceso de deforestación.

Cuando el año 1916 el periodista enviado del diario La Nación de Buenos Aires, don Jaime Wenceslao Molins, pasa por la zona, hizo esta observación desde la ventanilla del tren, que luego plasmó en su libro “La Pampa”, publicado el año 1918: “La leña, en parvas interminables, se alinea junto a los alambres del ferrocarril. En Luan Toro, el stock de consideración aguarda tren rodante para volcarse en la Capital Federal. Cruzamos las hachadas de Marti, de Paz, y Tronconi. Las industrias agropecuarias poca vitalidad dan todavía a la zona. Se está en la faena primitiva de descuajar el bosque para entregar los campos a la roturación.”





A principios de la década de 1920 se instalaron varias colonias importantes como las de “La Pampa del Tigre”, “La Delmira”, “La Veta” y  “Colonia Lanutor”.
Entre los apellidos de los primeros chacareros que se recuerdan  se instalaron con sus familias se menciona, de ascendencia española a García, Martínez, Domínguez, Carranza, Mariñaque, Sánchez,  Collado, Alzamora, Zarza, Rey, Manzano (padre de quien fuera años después corredor de Turismo de Carretera), de ascendencia italiana a Vanni, Cechari, Gaccio, junto a criollos como Pacheco, Urquiza y otros apellidos de nacionalidad del este  europeo como Olizuk, Smijosky.

El año 1921 cayeron 721 milímetros de lluvia y el quinquenio que va de ese año hasta 1925 con 846 milímetros fue muy bueno. El quinquenio comprendido entre 1926 y 1930 ya es menos homogéneo y comienzan a aparecer los primeros años de precipitaciones escasas para la agricultura. Así el año 1927 solo cayeron 359 y el 1929 escasamente 301 milímetros.

La fatídica década de 1930, también afectó a la zona de Luan Toro, que está al este del Departamento Loventué, pero que se encuentra en el límite de la isohieta de 500 milímetros promedio anual,  necesario para aspirar a una agricultura con altas probabilidades de cosecha.

Los años 1935, 1936 y 1937, fueron los "años malos” que descorazonaron a muchos y produjeron el éxodo de unos cuantos y el abandono de la agricultura por otros. Es que en 1937 tan sólo llovió 253 milímetros y los dos años anteriores por debajo de los 500. Combinándose esa década con otros problemas climáticos de creciente rigurosidad como fuertes vientos, la caída de la ceniza del volcán chileno “El Descabezado” y la siempre temible plaga de la langosta.

Aquellos "años malos" terminaron definitivamente con la agricultura para cosecha, dado que las pérdidas fueron cuantiosas llegando en algunos años a superar el 37 % de lo sembrado con picos extraordinarios del 50 %  la campaña 1930/31, 53 % la campaña 1939/40 con el máximo del 80 % en los años 1935/6.

Cuando llegó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial el año 1939, la explotación forestal se volvió a poner en marcha y se limpiaron muchas más hectáreas, que esta vez no quedarían libre para la agricultura, sino para la ganadería. En principio fue el lanar dada la intima relación de nuestra economía con la potencia mundial de ese momento: Inglaterra.

Luego de finalizada la Segunda Guerra, comienza a languidecer la explotación forestal y  es el inicio del refinamiento de la ganadería vacuna cuya explotación extensiva a campo, produjo carnes de buena calidad para el mercado internacional.

Mientras duró el ciclo de la explotación ganadera del lanar, con el acompañamiento de la agricultura para cosecha y el reforzamiento de la explotación forestal, Luan Toro fue creciendo en población, llegando a su máximo en el censo provincial de 1942 en cuyo año se contabilizaron 298 habitantes en la zona rural y 758 en la zona urbana. Cuando llegó el Censo Nacional de Población del año 1947 ya se notó la disminución porque tan sólo se registraron 1.056 habitantes, 230 menos que cinco años antes.

La foto anterior muestra el reencuentro de la numerosa familia de los Moreno en Luan Toro, descendientes de los pioneros que llegaron desde Santiago del Estero a trabajar en las hachadas


El 11 de abril del año 1923 se hicieron cargo las autoridades electas para la flamante Comisión de Fomento del pueblo bajo la presidencia de don Juan Larrañaga y la secretaría a cargo de don Santiago de Paz.

En 1924 se crea la Capilla de la Iglesia Católica, ofrecida esta vez a “San José”, el santo de los obreros. El Misionero de la Obra de Don Bosco, el italiano José Durando será el gran impulsor de las actividades religiosas. Luan Toro ofreció a la Iglesia dos de sus hijos que se ordenaron sacerdotes, uno de ellos Salvador Galant, (hijo del administrador de “La Blanca”) fue quien ofrendó la misa en esa oportunidad.

El 23 de agosto del año 1930 se crea el Club Sportivo Luan Toro, que eligió como primer presidente al médico Andrés H. Montaña Alzaga. Como vicepresidente es electo Héctor González, como secretario Héctor Petriela, como tesorero Segismundo Lorences y como vocales Juan A. Cabrera, Orlando Martín y Mario Delbene. En tanto que el señor Presbiterio Mercado es electo como Seleccionador de Fútbol.

La comunidad de Luan Toro ha trascendido a nivel regional, provincial y aún nacional a través de algunos de los hijos de los pioneros. Así en el campo deportivo se puede mencionar el caso de los hermanos Arnaldo y Rubén Martín que jugaron en el club de su pueblo, pero luego lo hicieron en Sarmiento y All Boys de Santa Rosa (La Pampa). En el campo futbolístico también brillaron a nivel provincial Elías Galant y Ricardo Lezcano todos de recordadas y exitosas trayectorias.

En el campo del boxeo se menciona a Vicente Espinosa, boxeador y luego entrenador de larga trayectoria.
Y en el ámbito del folklore nacional el nombre de Víctor Hugo Godoy, integrando “Los 4 de Córdoba” ha recorrido la Argentina y varios países, volviendo permanentemente a los escenarios de su provincia natal.

Fuente: "Historias de Vida" Roldán, Luis Ernesto, editado el año 1999.
Fotos: Sergio G. Reinquileo, Archivo Histórico Provincial y Andrea Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails