miércoles, 7 de julio de 2010

MARCIAL Y EL FUTBOL

El año 1908 se produjo el ingreso del Ferrocarril del Oeste, al Departamento Loventué y esto produjo un gran impacto en la región del noroeste del Territorio Nacional de La Pampa Central acelerando la fundación del pueblo bautizado como Luan Toro.

La línea férrea, que provenía desde la Estación Once en Buenos Aires había llegado a General Pico el año 1905, el 11 de noviembre, en razón de lo cual aquel acontecimiento se tomó como fecha de fundación por Eduardo de Chaperouge. “El camino de hierro” llegó hasta Metileo y demoró tres años más la construcción de la vía para alcanzar Telén, la que sería finalmente, la estación punta de riel.

El año 1904, se había fundado en la zona de lo que se conocía como “Chacras de Victorica” el pueblo de Loventuel. Varios chacareros se habían instalado en los alrededores, después que le fueron entregadas las tierras a los soldados expedicionarios de la Conquista del Desierto.
Otros bajaron con su majada de ovejas desde el sur de San Luis y oeste de la provincia de Buenos Aires. Entre ellos se encontraba don Miguel Farías, el propietario de las tierras que luego fueron urbanizadas de un lado y del otro de la vía.



Además de la ganadería ovina de forma extensiva, con la llegada del ferrocarril y el comienzo de la primera Gran Guerra Mundial a partir de 1914, se comienza la explotación intensiva del bosque de caldén. De modo que las familias numerosas que vivían en los campos, encontraban ocupación para sus hijos no sólo en las tareas de producción de la empresa familiar, sino también en las demás ocupaciones lugareñas como la esquila, la cosecha de alfalfa o maíz, los arreos de hacienda, las hachadas.


La primera escuela se instaló en la chacra de los Mariqueo. Los integrantes de esta familia descendientes de aborígenes, habían llegado con el Ejército formando parte del Escuadrón de los denominados “Indios Amigos”.
Allí en una de esas chacras de cien hectáreas registrada como 126, nació en 1914 Marcial Roldán, hijo de Cirilo Roldán y Elina García. Marcial fue uno de los hijos varones, el otro fue bautizado como Cristóbal, más cinco hermanas mujeres que se criaron también allí.

Fueron a la escuela de la zona rural que puso en marcha el Consejo Nacional de Educación con el número 69 el año 1914 y a cuyo frente como director fue designado el maestro "Félix Romero” que se trasladaba desde Victorica hasta la escuela todos los días en sulky.
Después de asistir a la escuela durante tres años, Marcial junto a sus hermanos trabajaba en la Chacra y durante las horas y días libres asistía a las fiestas que se hacían en Victorica. Allí no sólo iba a las Romerías, sino también a los lugares donde se jugaba billar y a la primera cancha de pelota a paleta que se había inaugurado el año 1931.

En Loventuel, como en casi todos los pueblos de la línea del ferrocarril, la llegada de éste también influyó en la puesta en marcha de equipos de futbol y la fundación de clubes que daban cabida a la muchachada que practicaba en los potreros con pelota de trapo.



A principios de la década del treinta había dos equipos el “Costa Brava” integrado por algunos empleados del ferrocarril y otros que trabajaban en actividades conexas y el “Atlético Loventuel”. Marcial formó en la escuadra del equipo de futbol del “Atlético”, integrado por los hijos de los chacareros, comerciantes y descendientes de aborígenes que se quedaron en el lugar y no marcharon en 1900 hacia la Colonia Emilio Mitre.




El estado físico (delgado) y su estatura (medía más de 1,85 metros) lo llevaron al puesto de defensor. El otro defensor era Alfredo Saad su cuñado, también de buena altura, aunque de cuerpo más fornido, especial para enfrentar a los delanteros del equipo rival.

Las canchas de futbol de aquella época sobre todo en la década del treinta de la seca, estaban desparejas, llenas de rosetas y en algunos sectores pesadas por la arena acumulada por los vientos, mientras que en otros, los pozos eran un riesgo para la integridad física.
Como se observa en la foto que acompaña la nota sólo algunos de los jugadores tenían equipo comprado con camiseta pantalón, medias y botines, en tanto que los demás de condición más humilde entre los que estaban Roldán, Saad y otros, utilizaban zapatillas, el pantalón era un pantalón largo de grafa al que se le habían cortado las piernas que se ajustaba con cinturón de cuero. Algunos utilizaban además boina vasca.

Además de los dos equipos de Loventuel a principios de la década del treinta existían también dos equipos en Victorica, otros dos en Luan Toro y también en Telén, Carro Quemado que recién se fundó en 1924 y no está en la línea del ferrocarril armó un solo equipo de futbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails