domingo, 10 de mayo de 2009

MAESTRA DE 6º GRADO

“Chichí” Urbano
El año 1957 éramos treinta y nueve alumnos y alumnas (dieciocho varones y veintiuna mujeres) que comenzamos a cursar el 6º grado, que en esa época era el terminal del nivel primario. Lo hicimos en la por entonces Escuela Nacional, que lleva el Nº 7, de Victorica, provincia de La Pampa.

Era Directora a cargo de la misma, la maestra María F.Bustos Bazán de Ares y tuvimos como maestra de ese último año, a Elsa Beatriz Urbano, nacida en Ingeniero Luiggi.

Esta es la nómina completa del curso: Ragone, Raúl P., Barboza, José R., Muñóz, Adolfo V., Abdala, Héctor A., Vergez, Héctor P., Raful, Braulio R., Acosta Adolfo, Sosa, José M., Aguiar, Rolando H., Ramos, Orlando V., Pagella, Emilio R., Vallejos, Rosario D., Morán Alberto C., Martínez Sanz Félix, Roldán Luis E., Pérez Erineo, Sejas Samuel N., Villapán, Julio J., Benítez Celedonio, Cañón Marcelino D., Spadini Teresa E., Miranda Sixta M., Quevedo Ángela E., Aguiar Edith C., Muñóz Ilda A., Sidebottom Adela O., Palmieri Adela R., Ávila María D., Zapata Margarita V.,Arias Teodora C., Beneitez Marta E., Pagella Olga I., Carripí Rufina, Valle Regina, López Scala María A., Tobio Eufemia, Pérez Irma Y., Ayala Dominga, y Kenny María C. M.

Algunos eran repitentes y otros provenían de distinto colegio. Ese año compartió también el aula con nosotros, luego que consiguiera autorización, Carlitos Viñas, un chico, cuya madre trabajaba y el también en el circo América, que hacía varios meses que estaba en Victorica y decidió quedarse todo el año.
Foto tomada en el patio cubierto de la Escuela Nº 7 de Victorica, Beatríz sonriente como siempre.

Beatriz, “Chichí” de sobrenombre, fue nuestra última maestra en el nivel primario, de la cual guardamos los recuerdos más indelebles, por haber impregnado nuestra memoria de niños casi adolescentes.

Cuando llegó a Victorica, ese primer año de su estadía, se hospedó en la casa de la familia Manso. Fue maestra de Jardín de Infantes también, así que tenía bastante paciencia para trabajar con los más chiquitos y con los más grandes. En 6º la dispersión de edades iba de alumnos de 18 años cumplidos a 12 los menores.

Pocos años después puso una librería frente a la plaza, que administró durante varios años. Cuando me fui de Victorica ella seguía en esas actividades, cuando volví siete años después ya no estaba.

Nos volvimos a encontrar después de muchos años que ella había dejado La Pampa para radicarse en Buenos Aires.

En esta etapa de su vida, en la que se separó de su esposo el amigo “Tito” Rebollo, con quien tuvo un hijo y una hija, Beatriz continuaba todavía desempeñando la docencia en el nivel de adultos en Buenos Aires.

Pero a la par de esa profesión que no se resignaba a dejar del todo, se ha dedicado todos estos años a tomar diversos tipos de cursos para hacer lo que realmente le atrae. Una de esas capacitaciones ha sido la de tomar clases de dibujo y pintura con diversos profesores. Beatriz recuerdo sus inicios en el dibujo junto a Cecilia Palmieri y Ester Cayssials.

Ella reconoce que se siente joven, lo que expresa en el colorido de sus obras, y tiene para si un preaviso, “me daré cuenta del paso del tiempo cuando comience a pintar óleos sin luminosidad”.

Beatriz Urbano obtuvo “Mención Especial” en el Círculo de Bellas Artes de la Capital Federal en agosto del año 1996. Ha expuesto sus obras en Ingeniero Luiggi, en Victorica y en el Centro Municipal de Cultura de Santa Rosa entre otros.

En una de sus últimas visitas a Victorica, fuimos a la Escuela Agrotécnica, donde compartimos un acto. A la salida de la misma conversamos sobre la posibilidad de que trabajara sobre una idea propia de algún paisaje pampeano, para incorporar a nuestra pinacoteca familiar.
A las pocas semanas de regreso en Buenos Aires, Beatriz me avisa a través de nuestra común amiga Irma Lidia Torres, que ha terminado el óleo y lo está enviando a Santa Rosa.

Es un camino con caldenes a los costados y pasto puna, bien pampeano, que está compartiendo el lugar con otros pintores regionales. Beatriz Urbano, al cumplir nuestros cincuenta años de egresados, nos acompañó, al puñadito de exalumnos que nos reunimos allí en la Escuela de Victorica.

Entre ellos estábamos Braulio Raful que viajó desde Chubut donde está radicado hace años. Olga Sidebottom que vino desde Córdoba donde se encuentra viviendo hace varios años. Mi prima Teresa Spadini, Carlos Viñas y yo de Santa Rosa y Adolfo Acosta, Ángela Quevedo, Dominga Ayala y Julio Villapán de Victorica también estuvimos compartiendo el acto de reencuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails