sábado, 6 de septiembre de 2008

NUESTROS VECINOS

En Victorica


Iba a titular los vecinos, pero, en realidad me quiero referir a los vecinos que tuvimos y tenemos nosotros, la familia que somos y que fuimos integrando con Sara, a partir de los primeros días de marzo de aquel año 1971.


Allá en Victorica, cuando recién nos habíamos casado, supimos vivir en un departamento alquilado, en planta alta, de propiedad del farmacéutico don Cirilo Zaldarriaga, situado frente a la Plaza.



Pero una cosa son los vecinos y otra los amigos de la familia. Así que, acá me voy a referir a los vecinos tomando como referencia (algo totalmente arbitrario por supuesto), la distancia de una cuadra hacia todos los rumbos, desde el lugar de donde teníamos la vivienda.


Ahí en esa ubicación del primer piso, teníamos buena vista, pero no es fácil tener vecinos. Porque teníamos además de la Plaza, una manzana que ocupaba la Escuela Nacional Nº 7, sobre el otro contrafrente estaba la Iglesia, y la Municipalidad que ocupaban toda la cuadra.


De modo que si a esos organismos, instituciones y entidades oficiales le agregamos los comercios, quedaban pocas casas de familia cercanas a la nuestra. Como en ésos tiempos todavía se despachaba y recibía mucha correspondencia epistolar y comercial, el Correo nos quedaba justo a una cuadra, enfrente de la Iglesia. Cruzando en diagonal desde el Correo hacia el oeste, estaba la sede de la Sucursal del Banco de la Nación Argentina, de la que también éramos clientes, obligados, porque durante unos cuantos años fue la única entidad bancaria


Sobre la vereda de donde estaba el departamento además de la Farmacia Sierra que regenteaba Zaldarriaga, estaba la Panadería de Koller de la que nos hicimos clientes, además del pan y las facturas, con el tiempo fueron los helados y las tortas.

Cruzando la calle hacia el este, estaba el Hotel “El Cóndor”, atendido por los Di Dio donde a veces íbamos a almorzar o cenar, cuando aún no teníamos niños.

Cruzando el centro de la Plaza estaba la Tienda “Los Sorianos” atendido por Pedro Martínez Sanz, su esposa y su sobrino Marcelino Cañón.

En diagonal a la Farmacia de Zaldarriaga estaba la otra Farmacia “Del Pueblo” de Domingo Frois Regis, uno de mis clientes iniciales en la profesión, además de don Orlando Martín, igual que don Cirilo.

Enfrente estaba la Estación de Servicios YPF, atendida en esos tiempos por don Remigio Etchart y su familia, de la que también nos hicimos clientes, con nuestro auto Unión, el antiguo DKW, con motor de dos tiempos.
Haciendo una cuadra hacia el oeste estaba todavía el antiguo almacén de los Falabella y enfrente el de los Imbelloni atendido por Eduardo y sus hijos.
A la mitad de cuadra, Alfredo Gesualdi tenía un negocio de artículos regionales al que había bautizado “El Cimarrón”, enfrente a este, estaba la vivienda de nuestros amigos Edgardo y Beba, que también se habían casado ese mismo año y vivían en la casa de los Vergéz

Como pueden ustedes darse cuenta, era un pueblo chico y prácticamente en ese pequeño radio que he descripto teníamos casi todas las necesidades cubiertas y andando un par de cuadras más, teníamos acceso al resto de los bienes y servicios necesarios para una familia tipo como era la nuestra.

La primera hija vivió con nosotros en el Departamento, debajo del cual estaba la oficina en la que había instalado mi estudio profesional. A media cuadra y sobre la misma vereda estaba la oficina de la Delegación de Rentas de la Provincia.


Después, con el tiempo pudimos comprar un terreno y cuando llegó el año 1974, a través de un crédito del Banco Hipotecario nos hicimos nuestra propia casa, donde vivieron Jimena Beatríz, Sara Gabriela y Luis, que la disfrutaron junto con María Eugenia. Estaba situada sobre la misma calle Coronel Rodríguez, que el Departamento, pero a tres cuadras y media de la Plaza hacia la Estación del Ferrocarril, que todavía funcionaba.






Esquina de Autonomista y Chile. Villa Santillán Norte


(Santa Rosa, La Pampa, Argentina)


Allí tuvimos de vecinos, en la manzana donde estaba la vivienda, a Norma Lobato y su esposo Benjamín Berrío. Ella tenía una academia donde enseñaba piano y él un taller de reparación de radios y después televisores que recién se estaban difundiendo en Victorica y la zona. Allí fue alumna de piano nuestra tercera hija Sara Gabriela.

Contiguo casi a nuestra vivienda y hacia la esquina estaba la casa de la familia de Juan Tapiola.

Cruzando la calle por esa misma vereda, tiempo después construyeron su vivienda nuestros amigos Juan Orlando Muñóz “Quico” y su esposa Raquel. Enfrente cruzando la calle también años después, frente a nuestra vivienda vinieron a vivir Héctor Basso, casado con Elida Vergéz. Al lado de ellos estaba la vivienda de Aldo Cimán, casado con Alicia Lobato, hermana de Norma, maestra y en la esquina de esa vereda, la casa de la familia Navarro, que tenía un pequeño aserradero con carpintería.

Yendo hacia la Plaza por nuestra vereda después también terminó su vivienda la madre de Norma y Alicia Lobato, doña Emilia, y en la esquina la familia Ghilardenguy.

No me olvido que estábamos desde este nuevo domicilio a una cuadra de la Comisaría y más allá la Plazoleta de “La Madre”, donde llevamos varios años nuestros hijos a jugar. También estábamos a menos de una cuadra del Colegio “Félix Romero” donde dábamos clases tanto Sara como Yo, lo cual nos venía muy bien esa cercanía. También estábamos a una cuadra de la entrada a la cancha de fútbol de Cochicó, donde alguna vez fui a ver algún partido.

Y a una cuadra del Hospital, que, también nos vino bien sobre todo cuando había que vacunar los niños o hacernos atender nosotros, luego que al Hospital llegaran nuevos profesionales y servicios con el Sistema Provincial de Salud.

En Santa Rosa


Desde que estamos instalados en esta vivienda en Santa Rosa sobre la calle Autonomista, aquí en una ciudad, las relaciones ya se sabe son más impersonales. Además estamos en un barrio residencial exclusivamente. Aquí nació nuestra hija menor Camila Inés.



Tomando el mismo criterio de la cuadra hacia todos los rumbos, diré que hacia la derecha está la casa de la familia Constanzo, en la que actualmente viven la viuda y su hija que es directora de una escuela primaria, siendo medianero los patios. Por esas casualidades ellos también eran de Victorica. Por esa vereda hacia el Centro está la casa de Néstor Gamba, actual integrante del IPAV. Hacia el lado de la Circunvalación está la vivienda de la familia Reales que trabaja en Vialidad, pasando la misma se encuentra la de los Grosse, quienes tienen una hija de la edad de Camila, la más pequeña nuestra, que han compartido experiencias escolares y son muy amigas.


Terminando está la casa de una familia Pereyra, que supieron estar en Victorica durante algún tiempo dado que él era policía, ahora está retirado. Cruzando la calle en la esquina de enfrente está la vivienda de Raúl Leyton, nieto del socio del abuelo Luis Cesanelli en la Victorica de antaño.


Calle Autonomista hacia el oeste y circunvalación, sentido del tránsito.
(SantaRosa, La Pampa)




Hacia el frente tenemos en la esquina de la calle Valerga, la vivienda de Palmieri, casado con una hija de Poggi-Gatica, que ejerce la profesión de peluquera. Los dos son oriundos de Victorica.

La casa que sigue está habitada por nuevos vecinos, sobre los que desconozco toda referencia. Al lado y bien enfrente a la nuestra cruzando la calle están refaccionando y ampliando los nuevos dueños lo que era la antigua vivienda de la familia San Pedro, que fue adquirida por los dueños de las pinturerías Rossotto. Y pegada a la misma está la vivienda de la señora Blank, que había sido vecino de nuestra madre en la calle Tucumán. Ahí cuando viene María Eugenia, la hija mayor, puede entrar su auto y terminando la cuadra en la esquina vive otra familia también de apellido Pereyra.

Sobre la calle Valerga y lindando con una porción de nuestro patio, vive la ex esposa de Juan Carlos Maldonado, “Chicha” Gracia, que actualmente vive con su padre Juan Gracia, todos también de Victorica.

A Uds. les estará pareciendo que siempre hago referencia a Victorica, pero es que en Santa Rosa, hay mucha gente del interior que se ha trasladado a vivir en la Capital, igual que nosotros.

Para no hacerla más larga, diré que en esta misma manzana, donde estamos nosotros, pero en la esquina de las calles Brasil y Chile viven Vilma Sciu y Durand y ambos también provienen de Victorica. Vilma fue maestra de dibujo de Jimena en aquellos años. Casi, casi, podríamos decir que esta cuadra a la redonda es una Villa Victorica, ¿no les parece? Y eso que no conozco quienes viven en el resto de las viviendas de la manzana que no menciono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://luisroldan.blogspot.com.ar
“Sin comentarios, un blog no es un blog”:
Por favor si desea que me contacte con Ud. no olvide dejar su e-mail.
Los comentarios son fundamentales y una de las más importantes razones de ser de un blog como este, ya que en ocasiones llevan a descubrir información muy interesante además de la que uno mismo conoce. Los comentarios son la inspiración e incentivo para seguir escribiendo e investigando. Los agradezco y valoro muchísimo, por ello los animo a que sigan comentando y/o criticando.
No se publicarán comentarios cuya temática no tenga nada que ver con el artículo que has leído, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan ataques o insultos de cualquier tipo.
Muchas gracias y esperamos su visita nuevamente!

Related Posts with Thumbnails